Olympus: de Maitani al Micro Four Thirds (Parte 3)

miércoles, 11 de marzo de 2009
En la segunda parte de este artículo revisamos el nacimiento del formato Cuatro Tercios (también llamado 4/3) que Olympus utilizó desde 2001 como base para sus cámaras digitales SLR. Sin embargo, el sistema nunca estuvo a la altura de sus promesas: las cámaras no fueron sustancialmente más compactas que las DSLR de otras marcas, lo cual debía ser su característica distintiva.

¡El problema es el visor!

El mayor factor limitante para reducir una cámara fotográfica réflex es, precisamente, el sistema réflex. En una cámara de este tipo, la lente debe tener una separación importante del sensor (o la película) para alojar el espejo que la hace réflex. A su vez, y dado que los lentes deben estar a esa gran distancia del sensor (lo que se conoce como flange distance), el diseño de los mismos se ve afectado haciéndolos más complejos, pesados, caros y limitando su calidad.


Como se observa en la imagen, el espejo (en verde) ocupa un lugar importante, así como también lo hace el pentaprisma en la parte superior. A su vez, como dijimos, la separación que es necesaria para alojar el espejo complica el diseño de las ópticas.

Entonces ¡qué se vaya!

Antes de quitar el visor réflex de una cámara fotográfica, hay que analizar algo muy básico: ¿por qué lo pusieron ahí en primer lugar? Las cámaras no-réflex ya existen hace mucho tiempo, se las llama "de visor directo" (dado que su visor es directo, o sea que no atraviesa la lente de la cámara fotográfica - es una ventanita en una esquina del cuerpo). Las cámaras de visor directo tienen un sinnúmero de particularidades. La legendaria Leica M que blandió Cartier Bresson era una cámara de este tipo. Y en efecto, era sustancialmente más compacta que una cámara réflex.


En la imagen de arriba se observa una comparación entre una réflex digital Canon y una cámara Bessa de visor directo, mucho más compacta tanto en su cuerpo como en su óptica.

El problema está precisamente en que las cámaras de visor directo no ven a través del lente. Esto tiene una serie de consecuencias poco deseables, de las cuales la más obvia tal vez sea que es posible sacar una foto con la tapa puesta en el lente sin notarlo. A su vez, como siempre se mira a través de una ventanita en el cuerpo, si se cambia el lente por uno diferente, la perspectiva que se observa en el visor nunca cambia: esto las hace particularmente inútiles para fotografía de objetos lejanos.


Electrones al rescate

Afortunadamente, en la era digital hay una tercera opción para visores fotográficos. Se trata de la consabida pantallita que todo el mundo utiliza hoy por hoy en su cámara digital. Ya no es necesario, con un captor digital, observar a través del lente de la cámara por un visor óptico - el sensor puede enviarnos la señal a una pantalla apropiada para poder observarla y componer la imagen. Esta es la base del sistema Micro Cuatro Tercios, presentado por Olympus y Panasonic en Agosto de 2008.


A excepción de la costosísima Leica M8, el sistema Micro Cuatro Tercios es el primer estándar de sistema fotográfico de lentes intercambiables que no es réflex! Y por primera vez, aparece la posibilidad de disponer de un sistema fotográfico digital con alta calidad (determinada por el tamaño del sensor), pero también portable, ligero y con la posibilidad de intercambiar los lentes.

Las cámaras

La primera cámara del sistema Micro Cuatro Tercios fue la Panasonic G1, con un diseño similar al de una réflex digital, aunque más compacta. Si bien es una cámara muy interesante, no es genuinamente representativa de las posibilidades del sistema M4/3.

Muy distinto es el prototipo que presentó Olympus, una declaración abierta de volver a los ideales de Maitani: una cámara de alta calidad, muy portable y sencilla de usar. Ésto es lo que miles de fotógrafos cansados de acarrear sus equipos réflex estaban esperando hace muchos años: una cámara que en lugar de prolongar el paradigma de 1990 a la era digital, aproveche las nuevas posibilidades al máximo. Una cámara que cabe en un bolsillo, pero produce fotos de gran calidad. Una cámara sencilla de usar, pero no limitada en sus prestaciones. Una cámara que haga honor a las convicciones de Maitani, con la tecnología de hoy.


Un guiño al pasado

Con esto concluye este largo artículo sobre la historia de Olympus y del sistema Micro Cuatro Tercios. Sin embargo, no quiero publicarlo sin antes mencionar una curiosidad con la que me topé en la web hace unos días. Si tienen buena memoria recordarán a la Olympus Pen F, esa cámara de 1960 que fuera la primera creación de Maitani y que discutimos en la primera parte del artículo. La particularidad de aquella cámara era su formato half-frame: utilizaba para cada imagen solo el 50% de la superficie de la película de 35mm. El formato Micro Cuatro Tercios utiliza un sensor aún más pequeño, pero con las dimensiones apropiadas para poder utilizar los antiguos lentes del sistema Pen F en cámaras modernas con un adaptador. Y es sólo el comienzo!

4 comentarios:

Fer Cipriani dijo...

Felicitaciones, un artículo claro, didáctico y bien escrito.

Julio Jaime dijo...

Que interesante. Entonces en el futuro, vamos a ver camaras profesionales del tamaño de una hogareña ?

GomoX dijo...

Gracias Fer por tu comentario.

Julio, hoy por hoy muchos profesionales ya están usando cámaras "hogareñas" (compactas digitales) para hacer su trabajo. Sin embargo, dudo que (globalmente hablando) las cámaras evolucionen mucho en ese aspecto para su uso profesional. Y no por su falta de calidad.

El mayor tamaño es una garantía de mayor comodidad al usar la cámara por tiempos prolongados. El visor réflex no digital es al día de hoy muy superior al EVF, aunque posiblemente esto solo sea cuestión de tiempo. La tecnología de autofoco por detección de fase (vs. la de detección de contraste que usan las cámaras no-reflex) es mucho más rápida.

Pero sobre todo, las ópticas profesionales existentes son de 35mm, y no hay una buena razón para que dejen de serlo. Nadie va a cambiar todo su equipo de laburo profesional (una inversión de decenas de miles de dólares) porque una cámara sea más chiquita. Esa es la razón principal por la que creo que, si bien las DSLR van a ser menos populares entre los amateurs como yo, los profesionales van a seguir usándolas mucho tiempo más.

Saludos ;)

Gustavo dijo...

Excelente artículo sobre las aventuras y desventuras de una empresa como Olympus. Gracias por explicar problemas ténicos e históricoas con gran amenidad sin perder profundidad.

Publicar un comentario